MenúSuperior

Diego Traverso, creador uruguayo: “Hay que dejar de pensar que es algo malo vivir de nuestra creatividad”

El exvocalista y frontman de Santé Les Amis habla además de su debut en solitario, El Silencio del Agua, disco que “juega con un equilibrio entre la luz y la oscuridad”. 

Santé Les Amis fue una de las más destacadas de la escena alternativa uruguaya. Fundados en 2007 y activos por más de una década, ofrecieron un rock de corte bailable que se plasmó en un puñado de epés y discos de estudio. El conjunto se separó a fines de 2019 y posteriormente, su cantante y guitarrista, Diego Traverso, se embarcó en el proyecto electrónico Los Bosques, lanzando un EP, y hace un par de meses publicó su debut en solitario, El Silencio del Agua.

Un total de 10 canciones componen el primer álbum del creador, el que firma simplemente como Traverso, un trabajo más íntimo y melancólico y cuyas canciones planeaba lanzar de forma solista hace “bastante tiempo”, según cuenta.

“A lo largo de mi vida siempre trabajé en formato de bandas y quería probar hacer el proceso en solitario. Este proceso fue un poco más largo de lo habitual, pero lo hice en la tranquilidad de mi casa y para terminar el disco me ayudó el productor Nacho Rodríguez desde Argentina, quien también grabó parte de los instrumentos y coros que se escuchan en el disco”, comenta Traverso.

Consultado por las inquietudes que quiso plasmar en este álbum, el músico revela que no se planteó una temática en particular a la hora de componer y que hubo «algo de autodescubrimiento, de uno no saber muy bien para donde va y sorprenderse uno mismo».
«Creo que en este disco se plasmó cierta energía contenida, juega con un equilibrio entre la luz y la oscuridad, yo digo que es un disco para ese momento del día después del ocaso donde aún hay luz pero es una luz particular, donde podemos ver las cosas de una manera distinta. Tiene cierta melancolía pero también sus momentos de esperanza», afirma.
¿Cómo fue la creación y cómo ha sido la promoción del trabajo en este contexto del coronavirus?
-La creación fue en solitario, yendo desde la cama al living, como dice Charly García, a ponerme a grabar, y luego yendo de mi casa al estudio. Luego trabajamos a distancia con Nacho, que en ese momento estaba en Córdoba, y estábamos por terminar los arreglos del disco y surgió la pandemia, así que nos adaptamos mandándonos archivos y haciendo videollamadas.
Para la promoción pensé desde el principio en una fuerte impronta audiovisual, entonces antes de la salida del álbum publicamos tres videoclips de los sencillos, algunos trabajados con una productora audiovisual, otros en un formato más casero, hasta llegué yo a realizar un video. Y para la salida del disco también hice varios contenidos audiovisuales de muy corta duración para las redes sociales. Dada la imposibilidad de realizar shows en Uruguay por la pandemia, creo que era la única opción, tratar de generar que el disco llegue a la mayor cantidad de gente a través de las redes sociales con un contenido atractivo. Igualmente ya estamos ensayando con una banda para poder empezar a tocar estas canciones, creo que al empezar a tocar va a generar también que el disco de alguna manera este más presente en los oídos de la gente.
A propósito de la crisis del Coronavirus y el fuerte impacto que ha tenido en la industria musical, Traverso lamenta la incertidumbre que ha generado la pandemia, la nula posibilidad de tocar en directo en prácticamente un año y la falta de ayuda gubernamental, catalogando las medidas del poder ejecutivo uruguayo como “pocas e insuficientes”.

«Creo que la cultura en general sigue siendo muy poco visibilizada por el sector político como un área que genera empleo además de identidad, y que hay toda una cadena de valor atrás de un show, desde técnicos, pasando por diseñadores hasta fletes. Uno de los desafíos de esta pandemia para el sector fue nuevamente demostrar su importancia al gobierno de turno (…) El desafío es tanto desde la política pública como desde el propio sector en buscar soluciones en el mediano plazo, porque esta crisis no va a pasar de un día para el otro».

¿Cómo crees que ha afectado esta crisis a nivel regional, qué espacios se han visto afectados y qué oportunidades se pueden aprovechar de este contexto?
-A nivel regional los apoyos al sector, salvo excepciones, son magros o inexistentes. Si vemos los subsidios que recibió el sector en otros países al prohibirse su actividad no tienen comparación, por ejemplo, en Estados Unidos o Alemania. Entonces la crisis va a ser más profunda en lugares donde no se tomaron estas medidas. En Uruguay, por ejemplo, hay técnicos que se están pasando a trabajar en otros sectores pues necesitan vivir de algo. Creo que la oportunidad es ponerse a pensar en cómo podemos estar más presentes en el mundo digital, pues hoy en día, en el caso de la música, es el único lugar donde el público puede acceder a las creaciones musicales. Pensar en estrategias, alianzas con otros sectores, en ser creativos en cómo podemos hacer que la música esté presente desde otro lugar y no pensar en los espectáculos en vivo como una única opción de monetizar.
¿Cómo evaluarías el desarrollo de la economía creativa a nivel regional? ¿Cuáles creen que son las principales oportunidades y mayores desafíos en este aspecto, especialmente hoy, en medio de esta crisis?
-La economía creativa es tan amplia, abarca tantos sectores y tantas problemáticas, que es muy difícil evaluar el conjunto (…) Al igual que en el resto del mundo estamos en un auge del sector audiovisual, ya sea por las series que inundan plataformas, por los celulares y aplicaciones que permiten generar contenido de calidad en pocos minutos. Creo que, en términos generales, el principal desafío aún es cómo rentabilizar la creatividad que tiene esta región. Dejar de pensar que es algo malo poder vivir de nuestra creatividad. Y en ese sentido si queremos vivir de nuestra creatividad, hay que tener en cuenta dos cosas: el contexto digital en el cual estamos inmersos y la conexión con otros sectores. Por ejemplo, si vivimos en el auge del mundo audiovisual y somos de otro sector creativo, pensar en alianzas con ese sector que está en su apogeo, y tal vez en generar alianzas con otros sectores no creativos, pues ahí pueden surgir cosas interesantes. Por ejemplo, en este contexto de pandemia, ¿qué tienen para decir los artistas? ¿Cómo puede ayudar el arte a sobrepasar esta crisis de salud? No solo en materia de la pandemia, ¿sino en sus consecuencias psicológicas? ¿Que podrían desarrollar médicos juntos a músicos? Estas posibles conexiones tienen que ser visualizadas desde el punto de vista de la política pública, tenemos que salir de la visión clásica de que estos sectores para vivir necesitan fondos y subsidios para crear y nada más. (…) La política pública necesita generar herramientas, pasar a la acción, medir su efectividad y luego mejorarlas, no seguir con las mismas herramientas durante 20 años pues el mundo cambia mucho más rápido.

Escucha aquí El Silencio del Agua.
Síguelo en Instagram
Síguelo en Twitter

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta